Apapel – Copistería Online

¿Cuál es el mejor formato para guardar imágenes?

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

¿Cuáles son los mejores formatos para guardar imágenes?

 

Existen multitud de formatos para guardar imágenes, gráficos, fotografías o dibujos: JPEG, PNG, GIF, BMP… ¿Cuál es el mejor para cada caso?

Existen multitud de formatos gráficos para guardar imágenes (JPG, PNG, GIF, BMP…). 

Cada uno de ellos tiene sus ventajas e inconvenientes, y dependiendo de una serie de criterios y el uso que se le quiera dar a la imagen, es mejor utilizar uno u otro. 

Antes de empezar, debemos tener ciertos conceptos muy claros, ya que influyen en cada formato:

Formato con patentes/libre:

Un formato con patentes está ligado a una empresa que posee los derechos para su utilización, pudiendo fijar unas condiciones para utilizarlo (o restringirlo totalmente). Al contrario que la anterior, el formato libre no tiene restricciones y cualquiera puede utilizarlo o implementarlo en sus productos.

Tamaño/Calidad:

Los formatos pueden ser más o menos eficientes, pero el peso o tamaño de la imagen siempre estará reñido con la calidad de la imágen.

Uso del formato:

Por último, otro detalle que debemos tener en cuenta es lo extendido que esté el formato. Nos puede gustar un formato concreto, pero si no existe software que lo soporte (leer y guardar), tendremos problemas para su uso.

Imágenes con pérdidas: JPG

Se les llama formato de imagen con pérdidas (lossy) porque estos formatos no guardan toda la información que tiene la imagen original, sino que descartan datos que se consideran prescindibles (información no interpretable, simplificación, etc…), lo que lo hace ideal para fotografías o imágenes con muchas texturas y alto nivel de detalles.

Imágenes sin pérdidas: BMP, TIFF, GIF, PNG

Los formatos de imágenes sin pérdidas (lossless), al contrario que los anteriores, no descartan información, sino que la almacenan y/o comprimen, de forma que siempre será posible reconstruir (exactamente) la imagen original.

Este tipo de formatos no debe utilizarse para fotografías o imágenes con muchas texturas y colores, sino para imágenes con colores sólidos o «lisos»: dibujos, gráficas, capturas de ventanas del sistema operativo, imágenes lineales, etc…

Como véis es muy importante seleccionar el formato correcto para mantener toda la calidad en nuestras imágenes, sobre todo si vamos a imprimirlas, utilizar los formatos sin pérdidas para obtener una mejor impresión.